Switch Language

La UDC amplía los ensayos con conchas de mejillón como material constructivo

Habrá que ver si el mercado lo digiere, pero construir con conchas de mejillón ya no es una hipótesis. Se comprobó en las viviendas de Mariñeiros y la experiencia podría reproducirse si, como estudian ahora investigadores de la Universidade da Coruña, el nuevo material resulta duradero. Hace un par de años dos grupos de la Escola de Camiños de Elviña y la Politécnica Superior de Ferrol emprendieron un proyecto que tenía por objeto conciliar el desarrollo sostenible en la construcción y el aprovechamiento de un residuo exuberante en Galicia, no en vano es la primera productora de mejillón de Europa y la tercera del mundo, con un volumen de 250.000 toneladas al año. Investigaciones anteriores habían probado la utilidad de las conchas del bivalvo para corregir el PH de suelos ácidos como los gallegos y, a diferencia de las cáscaras blancas de berberecho o almeja, su fracaso como complemento alimenticio para aves, pues forman lajas que dañan el cuello de los animales.

 

Sostenibilidad

Experiencias había. La novedad del proyecto Biovalvo estriba en lo que aporta a la sostenibilidad de un sector altamente contaminante: morteros para revestir muros en los que la concha de mejillón, transformada en un compuesto granular, sustituye a la arena de cantera hasta en un 75 % y materiales ligantes con baja emisión de carbono como la arcilla y la cal reemplazan al cemento.

En un módulo experimental construido en el campus de Elviña (en la foto), los ingenieros midieron la resistencia a corto plazo del nuevo compuesto. Los resultados fueron satisfactorios y, una vez que el proyecto, en el que participó un consorcio de empresas (Extraco, Galaicontrol y Serumano), llegó a su fin, los investigadores continuaron los ensayos en el marco de una tesis doctoral, centrados ahora en el comportamiento a largo plazo de los morteros.

Para ello, los someten artificialmente a una secuencia de situaciones ambientales extremas, exponiéndolos a temperaturas muy altas y muy bajas, y a elevados índices de humedad, con objeto de simular su envejecimiento, «como si al revestimiento le pasaran veinte años por encima», explicó la investigadora Belén González Fonteboa. Pretenden definir el porcentaje máximo de valvas que puede utilizarse en la mezcla sin que su durabilidad mengüe con los años, un porcentaje que «será diferente según el ligante utilizado, cemento, cal o arcilla, y que probablemente habrá que bajar por debajo del 75 % que probamos a corto plazo», apuntó la ingeniera. Simultáneamente, el gCons estudia el efecto sobre los morteros de la adición de fibras de cáñamo, otro material incluido en el catálogo de baja emisión de carbono, y de polipropileno, para reducir las fisuras y mejorar su durabilidad.

Las líneas de ensayos y colaboración con las empresas continúan abiertas y en algún caso ramificándose. En el mar 3.000 bateas producen imparables 25.000 toneladas de conchas cada año.

 

Justicia poética en la plaza de Mariñeiros

El trabajo de los investigadores de la Escola de Camiños y la Politécnica Superior traspasó los muros del laboratorio con motivo de la obra de rehabilitación de las viviendas de Mariñeiros, construidas por el Instituto Social de la Marina en 1957 para las familias de los pescadores de bajura y reivindicadas en los últimos años por su valor histórico, representativo de la tipología de viviendas sociales promovidas por Franco.

En el 2015 el grupo de ingenieros recibió una llamada del ayuntamiento interesándose por el material desarrollado en el ensayo para ejecutar la obra de San Pedro de Visma, proyectada por el arquitecto Jorge Vázquez Couto y adjudicada a la empresa López Cao, y en particular para construir una solera exterior de hormigón con valvas de mejillón en la plaza contigua a los edificios. El equipo de la UDC asesoró a la constructora para calcular las dosificaciones de hormigones y conchas en un acto que llevó justicia poética a un lugar donde 60 años antes, en una ceremonia a la gloria del dictador, Franco entregó las llaves y los títulos de propiedad de las viviendas a 146 marineros que se vieron forzados a hacer una colecta para entregar al tirano «como ofrenda de gratitud» un obsequio, una concha de plata.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/2017/04/03/udc-amplia-ensayos-conchas-mejillon-material-constructivo/0003_201704H3C2992.htm

 

Sin-título-1

enriqueotero, 4 abril, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

No Comment Yet

Got something to say? Feel free, we'd love to hear your thoughts.

Leave a Comment